Mar 16

Lo nuclear cercano. Incidentes menores o no tanto

Acratorial programa 16 Marzo 17

 

Se cumplieron el 11 de marzo seis años de la catástrofe de Fukushima. En abril se cumplirán 31 de Chernóbil. Junto con otros menos conocidos como el de Three Mile Island en EEUU o Goiania en Brasil, forman parte de los accidentes nucleares que podríamos llamar mayores.

Pero de incidentes menores, forma amable de denominar a un accidente de eventuales consecuencias catastróficas, rara vez se habla. Hoy fijaremos el foco en esos eventos menos dañinos.

En total 27 sucesos por encima de nivel 0 se han producido en las nucleares del Estado español. Aprovechemos el aniversario de uno de los más graves hace 9 años. Hablo de la fuga de partículas radiactivas a la atmósfera de la central de Ascó en Tarragona durante de noviembre de 2007 a enero de 2008. Una radiactividad que se llegó a medir en la atmósfera y que envió partículas hasta, al menos, 30 kilómetros de distancia.

La explicación fue un error humano. Algo tan simple como que un bidón contaminado por sustancias radiactivas cayó en una de las piscinas donde se almacenan y un salpicón fue absorbido por el potente sistema de extracción y expulsado al exterior por una chimenea.

Un error humano que en cualquier industria hubiera sido inocuo, pero que fue deliberadamente ocultado por la central hasta que los sistemas de control exteriores detectaron que parte de las partículas radiadas que salpicaron habían volado fuera del perímetro de la instalación y llegado a áreas habitadas.

Hasta el 4 de abril de 2008, casi 6 meses después del escape inicial, no se informó al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de la fuga, aunque ya el 14 de marzo se había medido y mucho antes había serias sospechas. El asunto se precipitó tras la denuncia de Greenpeace y la petición de responsabilidades forzó la dimisión del director de la nuclear, que no consideró oportuno informar a los alcaldes de la zona hasta un mes después.

De este accidente, uno de los cuatro más graves del Estado español, se pueden extraer varias conclusiones preocupantes y extrapolables leyendo los informes sobre el mismo.

Para empezar la radiación emitida no fue detectada en la misma central porque las partículas eran demasiado pequeñas, lo que no las hace menos peligrosas.

Tampoco se hizo clara la magnitud del suceso, que se calificó como un incidente menor, hasta que tomo cartas en el asunto el propio CSN que elevó la categoría del accidente por su gravedad. Se movieron informes y se dilató de forma deliberada la gestión de una cuestión tan delicada. Al final se supo que la fuga había sido 100 veces mayor de lo que se dijo en un principio.

Pero en cuanto a opacidad y gestión negligente no era ni mucho menos el primer suceso.

La misma propietaria, la Asociación Ascó-Vandellós, dos años antes había sido obligada a cerrar seis meses la central de Vandellós II por ocultar que una tubería de refrigeración llevaba corroyéndose décadas y no se había informado de ello. Fue un incidente de nivel 2 y el informe lo decía bien claro: se primó la producción por encima de la seguridad.

Junto a esta central estaba el reactor Vandellós I, que sufrió el accidente más grave hasta la fecha, clasificado como tipo 3 en una escala de 7. Un incendio en la zona de turbinas en 1989 que provocó su cierre. Las consecuencias, si la cosa hubiera pasado a mayores, hubieran sido terribles, pues se trata de una instalación próxima a las ciudades de Reus y Tarragona. Medio millón de personas viven en un radio de 50kms de la central. En la actualidad está en desmantelamiento y se ha hecho cargo Enresa.

A propósito de Enresa, empresa pública encargada de gestionar la basura radiactiva, aclarar que es más de lo mismo en torno a las nucleares: los verdaderos problemas los gestiona el Estado y es el dinero público el que cubre cualquier eventual daño catastrófico.

Mucho menos conocido es el vertido de 700 litros de materia líquida radiactiva al Manzanares, en la Junta de Energía Nuclear de Madrid, en pleno Franquismo, en 1970. Un accidente totalmente silenciado y por el que se dispersaron en la naturaleza y los cultivos a orillas del Tajo y Jarama.

Aún hoy en las instalaciones del Ciemat, donde se ubicaba el JEN, hay reiteradas denuncias por el enterramiento que se hizo de sustancias radiadas sobre las que simplemente se echó tierra y se plantaron pinos o se construyeron hasta pistas deportivas.

Volviendo a las centrales, preocupantes han sido durante años las grietas que presenta la cubierta del reactor de Garoña. Ahora que se habla de reabrir esta vetusta instalación no estaría de más recordar el apelativo que le dieron los grupos ecologistas: la central de las mil y una grietas. Un problema que empezó en 1982 y que hasta su cierre persistió sin solucionarse.

Aunque problemas más preocupantes se han detectado en fecha tan reciente como 2016, cuando la central de Almaraz (Cáceres) reconocía que no había suficientes garantías de que las bombas de agua que evitarían un accidente funcionaran correctamente. Nada tranquilizador leer el informe cuando reconoce que llevaban 19 años sin realizar las pertinentes inspecciones periódicas.

De acuerdo, es improbable que se produzca un accidente grave, por encima de 4, con pérdida de vidas humanas y contaminación severa y no reversible a largo plazo. Pero oportunidades ha habido y un simple salpicón de agua contaminada  puede liberar partículas radiadas que viajen decenas de kilómetros, como se demostró en el accidente de Ascó que nos ha servido de ejemplo.

Un error humano, una tubería corroída, grietas en la cúpula que contiene la radiación, deficientes inspecciones de las zonas sensibles, un incendio, residuos enterrados como si fueran simple basura. Todos estos casos han sucedido ya. No ha pasado nada especialmente grave o no ha trascendido.

La nuclear sigue aquí y el control de la misma depende de instituciones que a menudo son parte interesada.

Quedaría tratar a fondo la gestión de los residuos nucleares, pero esa será otra historia y no menos inquietante.

Mar 03

Acratador 2 Marzo 17

Presentamos las actividades de Marzo Anarquista, también la cuña con gazapo incluido.

Editorializamos sobre las consecuencias de limitar la libertad de expresión y los últimos casos de persecución de opiniones.
Hablamos de muros, de los conocidos y de los no tanto.
Volvemos a nuestra ciudad y al aniversario de la detención de los llamados 10 de Zaragoza.
Y también una sección de internacional con mirada amplia a otras realidades.

Mar 02

Arranca Marzo Anarquista en Zaragoza

Imprescindible. El Anarquismo como idea viva y en constante transformación se expresa en las calles de Zaragoza a lo largo de este mes de marzo.

Son muchos actos que puedes seguir en el blog de Marzo Anarquista.

Feb 23

Acratador 23 Feb 17

La justicia no es igual para todos, es algo que sabemos pero que, gracias a algunas decisiones judiciales, se hace más patente y más lamentable.

La Infanta Cristina ha sido declarada tonta por sentencia, dado que su marido ingresaba millones de euros de forma irregular y ella ni se enteró. Urdangarín de rositas de momento y Rato también.
Nos da para más noticias, como, por ejemplo, para seguir mirando a la deuda eterna de la Expo 2008 de Zaragoza.

Feb 16

Acratador 16 Feb 17

Hoy echamos el resto y nos pasamos de hora y de lo que haga falta.

Para empezar promocionamos el Marzo Anarquista zaragozano, un montón de actividades que están por venir.
Una mirada a las contratas municipales, retomando un artículo de hace unos meses, pero ahora de plena actualidad.
Y también sobre la cárcel, sus consecuencias y luchadores encarceladas. Ya de paso promocionamos un interesante vídeo sobre mujeres presas.
Tantas noticias, tantas cosas que a veces nuestra hora semanal se queda corta.

Feb 11

Acratador 9 Febrero 2017

La energía nuclear, tras dos accidentes gravísimos: Chernobyl y Fukushima y en el mismo día de otro incidente en Francia sale a colación por la posible reapertura de Garoña.

Más noticias y más mundo. Actualizamos algunas de semanas anteriores y miramos a la ultraderecha que se volvió a reunir en nuestra ciudad, aunque con respuesta ciudadana.

Feb 11

Productos de lejanía

Acratorial de el Acratador del 2 de Febrero 2017

Productos de lejanía

Se considera como positivo para el medio ambiente y una economía más social aquella que se basa en los productos de proximidad, en los producidos, especialmente en alimentación, lo más cerca posible del lugar de venta. La realidad, si acudimos a cualquier supermercado de nuestra ciudad, es que lo que nos encontramos son muchos productos de lejanía.

Alimentos tan comunes como las legumbres, patatas o cualquier derivado del maíz pueden proceder de miles de kilómetros. No sólo eso, sino que en muchos casos no existen alternativas locales a productos que se cultivan a distancias que se podrían cubrir hasta en bicicleta desde el mismo supermercado, en la misma huerta zaragozana.

Me he dado varios paseos por las grandes superficies de mi ciudad y lo que he constatado me ha puesto de mal humor, aunque ya lo conocía. Buena parte de los productos que comemos son ejemplo de esos productos de lejanía.

El caso más conocido es el de las patatas, uno de los alimentos más comunes en nuestra dieta, que suelen proceder de Francia, sin que se encuentren de producción local en el súper. El etiquetado de las mismas, por otro lado, motivó una denuncia de Facua pues se vendían como producto local pese a su procedencia. Patatas que además son “viejas” por lo que su calidad es inferior. Además el mercado se ha saturado tanto de patata gala y en menor medida marroquí y egipcia que ha desplazado la producción valenciana o aragonesa.

Patata francesa en Mercadona.

Patata francesa en Mercadona.

De encontrar espárragos de Navarra o Rioja ya ni hablamos. Labor casi imposible con la competencia china y peruana. Pero no está de más quedarse con un dato: en 1995 había 5672 agricultores de espárrago navarro, a fecha de hoy son poco más de 300. Todo un ejemplo de que nuestro consumo tiene consecuencias directas.

También es frecuente encontrar frutas y verduras de diversos puntos del planeta pero que se pueden encontrar en la misma Zaragoza y su comarca. Desde peras italianas a lechugas holandesas. El mercado dicta precios, Europa subvenciona determinados cultivos y en determinados países y se produce esta extraña situación. Una manzana que se cultiva en Italia sale más barata al consumidor que una producida a orillas del Jalón y, por ejemplo, se vende dentro del parámetro de especial calidad Eroski Natur. Dentro de la misma península ibérica se produce el mismo fenómeno. El afán por bajar precios hace que los productos de huerta vengan de los invernaderos andaluces mientras la vega del Ebro es el terreno natural de huerta muy fértil.

ManzanaEroski

Manzana italiana en Eroski.

En el terreno de las legumbres, otra de las bases de nuestra alimentación, en casi todas las superficies tan apenas existen alternativas cultivadas en Europa, aunque se camuflan bajo la etiqueta de elaboradas en la UE. En realidad en Europa solo se han embolsado, pero la producción suele llevarse a cabo en territorio americano y se da la misma paradoja que con las patatas. La legumbre ha sido tradicionalmente un cultivo ibérico que se plantaba en régimen de alternancia con el cereal porque enriquecía la tierra. Un producto tan común en nuestras recetas como el garbanzo procede en muchos casos de México, las lentejas de Canadá y las alubias de EEUU.

Garbanzo procedente de EEUU.

Garbanzo procedente de EEUU.

Si entramos ya en las legumbres precocidas y envasadas se nos hurta esa información, pues en el sector de los productos elaborados de cara al consumidor se pierde todo rastro de origen.

En los últimos años ha entrado como un ciclón en nuestra dieta la soja, que hasta hace unas décadas solo se consumía en Asia. El 75% de la producción mundial de esta legumbre se hace en EEUU, Brasil y Argentina y casi toda la que consumimos  proviene de estos países. Parecido es el caso del maíz, que se importa masivamente, aunque también aquí se produce a mansalva. Ambos granos tienen en común que la mayor parte de lo que consumimos son cultivos transgénicos y que su sistema de cultivo es muy agresivo, mediante extensiones inmensas de agricultura mecanizada y gran gasto de agua. También comparten su omnipresencia, pues ahora mismo en diferentes elaboraciones, están presentes en cientos de productos debido a su precio tan reducido y su versatilidad.

Con los cereales nos adentramos en el misterioso mundo de los productos elaborados y del consumo que hace de los mismos la ganadería intensiva ¿Quién nos certifica la procedencia de las harinas que consumimos directa o indirectamente?

En el caso del trigo deberíamos suponer que es de procedencia cercana, debido a que medio Aragón está cubierto de este cereal. Pero luego las cuentas son las que son y descubrimos que España importó 13,8 millones de toneladas de cereales en 2016.

Dudo mientras escribo, cojo la harina de trigo que tengo en la cocina y se lee bien claro: origen UE y no UE ¿Qué debo entender por no UE? Lo mejor la marca: Aragonesa y se vende en Mercadona. Tiene chufla la cosa.

Harina en Mercadona.

Harina en Mercadona.

Caso aparte, no todo va a ser negativo, es el del arroz, del que el Estado Español es exportador y que se produce en el mismo Aragón, con lo que es fácil encontrar una alternativa de proximidad.

El mundo de la producción de carne es una verdadera vuelta al mundo. En una sola tarde y un rápido vistazo encuentro carnes de Alemania, Dinamarca, Irlanda e incluso Australia. Carnes que, por otro lado, suelen proceder de las crueles granjas-factoría con un alto grado de artificialización.

Carne alemana vendida en Eroski.

Carne alemana vendida en Eroski.

De los pescados recordar que incluso las anchoas de Santoña pueden venir de bancos del Atlántico argentino y que favorecemos al expolio de países del sur. Muchas de las conservas provienen de bancos saharauis expoliados por Marruecos o la mayor parte de gambas, langostinos y camarones se pescan en las costas índicas de países como Mozambique o Somalia.

Si nos vamos al terreno de los elaborados, o simplemente los envasados, volvemos al argumento ya dicho, que es la completa ignorancia de procedencias. Podemos llegar a conocer el lugar donde se metieron en el bote y un listado de letras y numeritos que son los conservantes, colorantes, emulgentes y toda suerte de desconocidos productos, pero eso es todo. De hecho una cuarta parte de la miel que se está consumiendo en el Estado es de procedencia china y con denuncias por adulteración pero no resulta fácil saber de cuál se trata dado que no figura en los envases o bien se mezcla.

Otro caso especial de los envasados son los lácteos. En las últimas décadas se ha ido reduciendo la producción de leche en todo el estado, pese a que había una cabaña vacuna considerable, por el sistema de cuotas de la Unión Europea. Es por ello que muchos de los lácteos elaborados se hacen con leche importada y se importan productos como queso, mantequilla o yogures.

Para buscar procedencias en productos a granel la cosa no es más fácil, pues a menudo hay que esforzarse realmente por encontrar el origen. A menudo en una esquina y con letra diminuta.

A propósito del asunto que centra este artículo existen muchos estudios rigurosos, especialmente de organizaciones de agricultores y consumo, pero la realidad se puede comprobar en cualquier día de compra.

No es una cuestión de proteccionismo económico la defensa del consumo cercano, sino de sentido común. La huella ecológica de mover todas estas mercancías se incrementa cuanto más lejos nos vamos a obtenerlas, por mucho que sean más baratas. Por otro lado las garantías sanitarias, laborales y de otros derechos se obvian cuando no se tiene un control directo sobre la producción.

Y no menos importante es lo que se conoce de las formas en que se generan estos alimentos. Generalmente agricultura y ganadería intensiva, con uso también intensivo de pesticidas y responsable de deforestación y despilfarro de recursos.

Existen alternativas, también está la presión ciudadana o la denuncia si se aprecia etiquetado equívoco o fraudulento. En cualquier caso nunca está de más recordar que el consumo responsable es, sobre todo, una cuestión personal que repercute en nuestra salud.

Feb 03

Acratador 2 Febrero 17

¿Sabes de dónde sale tu comida? Hablamos de hábitos de consumo en una sección que hemos llamado alimentos de lejanía.

Noticias que nos llevan a agresiones fascistas, pero también a ecología y a las consecuencias a nivel humano de los actos de determinados políticos.
Terminamos con nuestra habitual sección internacional.

Ene 28

Acratador 26 Enero 17

Seguimos mirando quién manda aquí, pero quién manda de verdad sin necesidad de presentarse a elecciones.

Hoy le toca el turno a Heraldo de Aragón y toda su maraña de medios de comunicación. Un paseo por la conexión entre el poder económico y el poder mediático.
También un recuerdo a los tres ecologistas asesinados esta semana en América Latina y algunas noticias más.

Ene 21

El Acratador 19-Enero-17

Comenzamos el programa convocando a la jornada anarcofeminista que se celebrará este fin de semana en Zaragoza.

También un repaso a la polución urbana. La contaminación que siempre está pero de la que sólo nos acordamos cuando se vuelve insoportable.
Y más noticias que miran a muchos lados, de lo cercano a lo internacional, como es nuestra costumbre.
Página 3 de 2712345...1020...Última »