Oct 22

El Acratador 22 Oct 15

Un programa para celebrar. 5 años del CSO Kike Mur de Zaragoza.

También abrimos el foco, en el día en que el Gobierno se vanagloria de las cifras del paro, a la realidad más precarizada desde el punto de vista laboral.
Una mirada al convenio de limpieza de edificios y a otros lugares.
Os invitamos a mirar con nosotras y pensar por vosotros mismos/as.
Terminamos el programa repitiendo, con lo que nos sale un tanto larga la edición de hoy, la conversación con Valeria Torres, nuestra ateniense favorita.

Oct 15

El Acratador 15-Oct-15

Programa de urgencia y fiestas del Pilar.
Aún así nos ha dado para recopilar nuestro tradicional aluvión de noticias.
La semana que viene volvemos con el formato entrevista y audios pregrabados.
Aún con todo, la semana pasada hemos estado en lo que se ha movido dentro de la alternativa a unas fiestas del Pilar que nos proponen virgen y jotas y algo os contamos.

Oct 08

El Acratador 8 Oct 15

¿Sabes las consecuencias que tiene una mina de potasa?
Marta, de la Plataforma de afectadas por las minas de potasa de la Val d’Onsella nos lo cuenta en este programa.
Una larga y documentada entrevista en la última media hora de programa.
Pero antes ecología y otras noticias que nos tocan de cerca o lejos y convocatorias para unos pilares alternativos.

Oct 07

No a las minas de Potasa en la Val d’Onsella

Para el programa de este próximo jueves traemos a la gente de la Plataforma contra las minas de potasa en Val d’Onsella y Sierra del Perdón.

Para que os vayáis informando es interesante seguir el blog de la Plataforma aquí.

O también algunas de las noticias sobre el tema y las graves consecuencias que puede tener la gran mina que se prevé abrir a menos de 2kms del pantano de Yesa.

Noticia en arainfo

Montaña de residuos de la mina de potasa de Suria, Catalunya

Oct 02

El Acratador 1-Oct-15

Por cuarta vez en Zaragoza se celebra el Encuentro del libro anarquista.

Te contamos lo que habrá en el Encuentro, qué presentaciones y de qué van los libros, con una breve reseña.
Se nos queda corto el programa, pero prometemos más y mejor.
Muchas convocatorias este fin de semana en Zaragoza y casi no damos abasto.

Sep 24

El Acratador 24 Sept 15

El programa de hoy hubiera dado como para hacer un especial convocatorias, pues son muchas para este fin de semana y el próximo.

Pero elegimos traer a nuestros estudios a la videoartista Valeria Torres, autora del mini-documental Oxi sto fovo y residente en Atenas. Aún así, antes nos da para meter alguna noticia.
Una charla distendida con una visión de lo que acontece en Grecia y hacia donde se conduce la convulsa realidad helena desde la diferencia política.
Para terminar, Valeria nos adelanta parte del audio de su siguiente trabajo, con un recitado de Paloma Marina.

Ago 27

El Acratador 27 de Agosto 2015

La guerra nos ocupa en este programa.

Las guerras que afectan a millones de personas en nuestro ámbito más cercano, junto con las crisis de desplazados que producen. Sobre ello editorializamos.
Pero también lanzamos una mirada a los planes perversos de la OTAN a través de las maniobras llamadas Trident Juncture.
Concluimos con entrevistas realizadas por los compañeros burgaleses de Onda Expansiva durante el VIII Encuentro del Libro Anarquista en Salamanca.

Ago 27

90 millones de personas en guerra

En estos días ten­emos muy pre­sente la noti­cia de los miles, cien­tos de miles de hecho, de per­sonas bus­cando refu­gio en los últi­mos meses en la for­t­aleza euro­pea. Inten­tando acceder desde los países extra­co­mu­ni­tar­ios o la expo­li­ada Gre­cia hacia un futuro garan­ti­zado por los lla­ma­dos esta­dos del bien­es­tar, que de momento pre­fieren dejar la patata caliente a la Europa menos boyante.

Estos miles de per­sonas están siendo usadas como arma arro­jadiza o mon­eda de cam­bio por gob­er­nantes opor­tunistas y por fascis­tas más o menos camu­fla­dos. Algunos neo­fascis­tas, eso sí, se mues­tran ya sin el menor camu­flaje como es el caso de Hun­gría que está lev­an­tando un nuevo muro de la vergüenza, no tan dis­tinto del que tam­bién tiene el Estado Español en África.

Igual queda quien no se había enter­ado, pero, esti­ma­dos europeos, ten­emos 90 mil­lones de per­sonas en guerra en Europa, como es el caso ucra­ni­ano, o a las mis­mas puer­tas del con­ti­nente en Siria, Libia e Irak. Y eso siendo gen­erosos, no incluyendo lugares como Gaza o el Kur­dis­tán dom­i­nado por Turquía, donde decir que hay paz parece humor negro.

No quer­e­mos ampliar un poco más el foco, porque sino tam­bién ten­dríamos que incluir a Yemen y su reac­ti­vada guerra civil, ani­mada desde Ara­bia Saudí, o el más lejano Afgan­istán y su guerra sin fin.

Todo esto dejando al mar­gen las guer­ras olvi­dadas del con­ti­nente africano, olvi­dadas pero inter­minables. Si sumáramos las cifras de todas las per­sonas afec­tadas de una u otra man­era por con­flic­tos béli­cos en el plan­eta prob­a­ble­mente nos acer­cáramos al escalofri­ante dato de 300 mil­lones de seres humanos.

Ten­dríamos que remon­tarnos mucho tiempo para encon­trarnos una situación de guerra tan extensa y que afec­tara a tan­tas per­sonas. No es una guerra mundial, pero se extiende por buena parte del mundo, aunque en demasi­adas oca­siones pre­fi­ramos mirar hacia otro lado.

Vamos a mirarlo como un occi­den­tal con posi­bles y un mes de vaca­ciones: haz la cuenta de a cuán­tos países no te irías de tur­ismo ahora mismo por su situación de vio­len­cia. Pues eso.

Tam­bién está la paz armada, como lo que se vive en Túnez o Egipto ahora mismo, con con­flic­tos soter­ra­dos y zonas enteras que son autén­ti­cos polvorines. O la más descarada dic­tadura, como es el caso egip­cio, donde la comu­nidad inter­na­cional ha optado por el silen­cio cómod la cer­cana Eritrea, donde el con­flicto per­manece latente y el dic­ta­dor Afew­erki mantiene un autén­tico rég­i­men de terror.

Si nos ponemos a mirar con detalle la situación bélica que nos rodea en sus difer­entes esta­dos todavía pro­por­ciona más motivos de pre­ocu­pación, porque se trata, may­or­mente, de con­flic­tos muy enquis­ta­dos y sin visos de solu­ción tan siquiera a medio plazo y, may­or­mente, guer­ras civiles de una cru­el­dad extrema.

La más cer­cana, sin duda, es la de Ucra­nia, ahora un poco arrin­conada de los medios, pero que ahí sigue con su goteo de muer­tos y desplaza­dos. Los muer­tos, no hace falta decirlo, son may­or­mente civiles, pero además es un con­flicto en que varias poten­cias están prac­ti­cando la política de “patada en culo ajeno” inten­tando per­ju­dicar los intere­ses de la Rusia de Putin o bien sacar nego­cio a cuenta de la UE. No falta quien lo tenga todo muy claro y haya col­gado eti­que­tas de buenos y malos desde algunos sec­tores de la izquierda. Per­sonal­mente ese maniqueísmo se me queda cortísimo, como me parece absurdo el argu­mento de quien pre­tenda defender el con­cepto de guerra justa.

Si miramos a Libia, un país desde el que está huyendo la población a mar­chas forzadas la situación del con­flicto civil es ter­ri­ble. Hay que admi­tir que la mul­ti­tud de fac­ciones del con­flicto es difí­cil de enten­der: Dos gob­ier­nos, cien­tos de tribus y señores de la guerra, gru­pos yihadis­tas enfrenta­dos entre sí, entre ellos el Estado Islámico (EI) o Ansar Al-Sharia, en la órbita de Al Qaeda. Y, por supuesto, muer­tos a diario, ajustes de cuen­tas y muchísi­mas armas.

En este con­flicto, como en todos, hay muchos que se han apun­tado a la fiesta. Así pues los Emi­ratos Árabes se han ded­i­cado a bom­bardear Trípoli, mien­tras Qatar se ded­ica a armar a gru­pos islamis­tas afines a los Her­manos Musulmanes.

La cifra de desplaza­dos es de 434.000 per­sonas, la may­oría de las cuales han huido del país, aunque podría ser mayor. La cifra de muer­tos es casi imposi­ble de calcular.

De Siria es mucho lo que se ha con­tado, aunque dis­tin­guir a todas las fac­ciones en com­bate tam­poco es fácil. Es lo que se llama un con­flicto asimétrico, que en la prác­tica viene a ser un pan­de­mo­nium de ban­dos matán­dose entre sí y que even­tual­mente pueden ser ali­a­dos. Es más mediático el EI, con su colec­ción de atro­ci­dades fil­madas, pero el con­flicto lleva ya 4 años y medio de san­gría en que los que parecían luchadores de la lib­er­tad con­tra el rég­i­men de El Assad han ter­mi­nado siendo aún peo­res que el estado que decían combatir.

Y como con­se­cuen­cia de esta masacre, 200.000 muer­tos y tres mil­lones de desplaza­dos. Si hay quien ve un prob­lema en los refu­gia­dos, que le pre­gun­ten a países como Jor­da­nia con sus 700.000 sirios y una economía más que precaria.

En la fron­tera con Turquía además se está pro­duciendo el fuerte con­flicto de Rojava, en el que el pueblo kurdo resiste por un lado a los fanáti­cos islamis­tas del EI y por otro a Turquía, amigo de conveniencia de los islamistas, y los bom­bardeos internacionales.

Porque opor­tunismo san­guinario es lo que sobra. Ahora mismo, Turquía está aprovechando para ensañarse de nuevo con el pueblo kurdo, tras unos años de una pre­caria paz en la que el estado turco no ha dejado de encar­ce­lar disidentes y ejercer repre­sión de baja inten­si­dad que ahora se ha desbocado.

De Irak poco más se puede con­tar de lo que ya se sabe. En un país en la prác­tica casi inex­is­tente, divi­dido en fac­ciones sec­tarias y con una miríada de gru­pos enfrenta­dos. En teoría la guerra ter­minó en 2011, con la reti­rada de las tropas estadounidenses

Por lo visto nadie se lo explicó a los difer­entes ban­dos en con­flicto y desde entonces aún han muerto 15.000 per­sonas y a diario se pro­ducen escara­muzas armadas. El 75% de los niños han deser­tado de la activi­dad esco­lar y al menos 1.600.000 iraquíes siguen desplaza­dos de sus hog­a­res. Eso sí, podemos vana­glo­ri­arnos de que este ha sido un pro­ducto pura­mente occi­den­tal. Una guerra provo­cada por Occi­dente de la que Occi­dente se desen­tendió hace tiempo.

Los esta­dos más favore­ci­dos se desen­tien­den de demasi­adas cosas, sobre todo cuando no son un negocio.

Los refu­gia­dos molestan y si mueren asfix­i­a­dos en una trav­esía infame o ahoga­dos en una pre­caria embar­cación parece que hagan feo. Si los desplaza­dos se quedan en países del Sur pare­cen menos desplaza­dos, parece que la guerra no nos afecte.

Olvi­dar es fácil, mirar hacia otro lado cómodo, pero la guerra es la real­i­dad cotid­i­ana de mil­lones de per­sonas, 90 en nues­tra puerta. A lo mejor hay que empezar a mirar de cara esa real­i­dad y tomar con­cien­cia de la misma.

Ago 13

Acratador Agostil

Puede que sea agosto, pero la con­train­for­ma­ción no para.

En este Acrata­dor edi­to­ri­al­izamos sobre la pre­cariedad reinante y las encuestas.
Tam­bién intere­sante entre­vista a Diego, sec­re­tario de CNT-Logroño, que nos trae a la palestra un caso repre­sivo por el que le piden var­ios años de cár­cel a tres personas.
Ter­mi­namos recor­dando el 70 aniver­sario de las bom­bas atómi­cas sobre Hiroshima y Nagasaki. Un funesto aniver­sario en el que no olvi­damos que las armas nucleares siguen siendo una cruda realidad.

Ago 12

Las encuestas y mis cuentas

Por J.M. Marshall. Acratorial de nuestro siguiente programa

No sé muy bien el porqué, pero cada vez que salen datos como la Encuesta de Población Activa (EPA) o las cifras del paro y algunas de esas estadísticas del INE a mí se me queda cara de tonto. Últimamente desde el poder pepero todo es euforia, afirmaciones de que estamos en el buen camino y lo cierto es que hasta me alegro de que haya gente que encuentre curro, aunque sea cualquier curro, como esos 50.900 aragoneses que cobran menos de 638,1 euros al mes (datos de la propia EPA).

Es por ello que he preferido dejar que se enfríe un poco esa euforia para entregarme a la más pura especulación y mirar las cosas desde la lente que más a mano tengo, la mía. Mirar por esa lente, hacerme mi propia encuesta, me lleva a reafirmar lo que es una evidencia: que puede uno trabajar a jornada completa y aún así no andar muy boyante o, si amplio un poco el foco a mi realidad inmediata, seguir siendo pobre.

Quiero aclarar que yo siempre he sido población activa, que tan apenas he cobrado el paro o subsidio alguno, por lo cual soy uno de esos contribuyentes modélicos que encima tiene la deferencia de no ponerse malo y conservarse razonablemente bien de salud.

Pese a ello la recompensa ha sido más bien exigua por parte de papá-Estado y no digamos ya del mundo empresarial. En la práctica, me pongo a mirar mis nóminas y descubro que en los últimos 11 años mi salario esencialmente no ha variado, euro arriba, euro abajo. He cambiado de trabajo, de sector y siempre cobro en torno a los mil euros. Misterio.

Resulta además que nos hallamos metidos en plena negociación de convenio y la promesa de la patronal, tras cinco años de congelación salarial, es una subida, con suerte, de menos del 1% anual y eso si los sindicatos aceptan firmar a tres años y si dejamos que se queden congelados todos los pluses, incluido el de transporte. Subida tan generosa me supondrá, tras descontar impuestos, unos 80 euros al año.

Eso sí, comparado con la subida de 1,3 euros mensuales de la pensión de mi querida mamá casi parece una fortuna. Mi padre tuvo el detalle de morirse para ahorrar al erario la ayuda a la dependencia que había solicitado tres años antes.

Ahora bien, si miro otras estadísticas resulta que el coste de la vida no ha llevado el mismo sendero que mi nómina o la pensión de mi madre. Solo la electricidad resulta que ha subido un 11% de enero a julio de 2015 y en 2014 subió un 18% (datos de FACUA). De momento no preveo alumbrarme con velas, así que de ese pago no me libro.

También han subido en los últimos años el gas, aunque este año bajará un poco, el agua corriente, todas las tasas municipales (algunas hasta duplicarse en una década), las comisiones bancarias, los alimentos básicos y del IVA ya ni hablamos. Éste último igual lo bajan, que vienen elecciones. Cuánta magnanimidad.

Vamos, que ya eche mano del ábaco, la estadística o contando con los dedos deduzco que voy perdiendo poder adquisitivo a ojos vista. También me da por leer y me encuentro con un dato que me dice que los jóvenes aragoneses cobran un 24% menos de media que en 2009. Pues será por eso por lo que cada vez más gente ha optado por esa salida laboral que pasa por los vuelos internacionales del aeropuerto.

Porque si me pongo a mirar a la gente más joven que conozco encuentro, por encima de todo, demasiadas paradas que aspiran a algún estupendo curro temporal por un salario de hambre. Estudiar va saliendo caro pero formarse es la mejor opción, siempre y cuando retomemos unas líneas más arriba y no descartemos hacer la maleta.

Luego volvemos al mundo-encuesta, esa especie de Arcadia feliz en la que habitan nuestros gobernantes, y las aspiraciones dicen por dónde van los tiros: El ministro José Manuel Soria, se ha mostrado confiado en que este año se logrará superar en “algunos millones” el récord de turistas internacionales. Al mismo tiempo para los Presupuestos Generales siguen congeladas las partidas de investigación ¿Será cosa mía o estos datos nos dan una clara lectura de por dónde van los tiros?

Sí, señores del poder, estoy deseando que me llamen demagogo, que me digan agorero, que denuncien mi negatividad y mi mala leche, aunque lo dudo porque sólo soy ciudadano. Calderilla humana de la de vota y calla.

A lo mejor no tengo que preocuparme, leer menos. Por lo menos no tendré que digerir sus datos precocinados. Se me atragantan.

Página 10 de 27« Primera...89101112...20...Última »