dic 18

El Acratador 18/12/14

 

Yo tam­bién soy anar­quista. Lo procla­mamos con orgullo desde nues­tra acra­to­r­ial de hoy tras la Operación Pan­dora que, de momento, ha lle­vado a 7 anar­quis­tas a prisión tras una inter­ven­ción poli­cial espec­tac­u­lar y con­fusa.
Y todo ello en la misma sem­ana en que se aprueba la Ley Mor­daza, con todo lo que supone.

dic 18

Montajes, mordazas y espectáculo

Los mon­ta­jes poli­ciales no pil­lan de nuevas al movimiento anar­quista. Desde los de hace un siglo y más, que costa­ban la vida a dece­nas de com­pañeros, con la lla­mada ley de fugas, esen­cial­mente un tiro por la espalda, a los más recientes y de infausto recuerdo, como el caso Scala. Un caso Scala des­ti­nado a desmon­tar el anar­cosindi­cal­ismo que nos remite a unas cloa­cas del Estado que siguen vigentes hoy en día, incluso con los mis­mos pro­tag­o­nistas, como es Rodolfo Martín Villa.
Tam­bién en tiem­pos más cer­canos ha habido deten­ciones indis­crim­i­nadas y acusa­ciones de lo más pere­grino que han lle­vado a mil­i­tantes a la cár­cel, o a ser detenidos para luego resul­tar absuel­tos o con con­de­nas sim­bóli­cas que jus­ti­fiquen el circo repre­sivo.
Otro clásico es el arrestado a modo de chivo expi­a­to­rio al que se acha­can toda suerte de dis­tur­bios durante una mov­i­lización. El “mil­i­tante Rambo” que, según la ver­sión poli­cial, lo mismo rompe escaparates, que arroja cócte­les molo­tov, hace pin­tadas o se enfrenta él/ella solita con­tra una legión de antidis­tur­bios. Un ejem­plo cer­cano lo ten­emos en la con­dena a Alfon en Madrid por su par­tic­i­pación en una mani que ter­minó en alter­ca­dos.
Pero el show al que asis­ti­mos esta sem­ana con la deten­ción de 11 com­pañeros en Barcelona y Madrid, tuvo tintes de película cutre de acción, al más puro estilo serie B hooly­wodense.
Un despliegue de cien­tos de policías, vehícu­los y hasta helicópteros por unas acciones en real­i­dad de escasa enti­dad y que solo supo­nen daños mate­ri­ales a obje­tivos claros del gran capital.

Un ver­dadero espec­táculo mediático que incluyó asaltos a casas oku­padas y cen­tros sociales, 14 reg­istros indis­crim­i­na­dos y robo de mate­ri­ales, desde orde­nadores y móviles hasta sim­ples libros.

 


Lo cierto es que todo este mon­taje suena más a aviso para nave­g­antes, más aún en una sem­ana en la que se pro­mulga la Ley Mor­daza que a otra cosa. No es que nos pong­amos ahora con­spir­a­noicos, sino que nos suena a película ya vista. Por si a alguien se le pasa por la cabeza la posi­bil­i­dad de la mín­ima acción que exceda un milímetro la legal­i­dad vigente ya sabe lo que le espera. Si eres cer­cano ide­ológi­ca­mente, o alguien desde algún poder estima que lo eres, el tsunami tam­bién se te lleva.
Nor­mal­mente las deten­ciones ter­mi­nan con una excur­sión hasta la Audi­en­cia Nacional, ese anó­malo tri­bunal de excep­ción made in Spain, que sirve de carcelero de disidentes y tri­bunal político a un tiempo.
Y no es que pre­cisa­mente la calle esté bul­lendo de mov­i­liza­ciones, sino más bien todo lo con­trario, con una parte de la izquierda real y hasta del movimiento lib­er­tario más ded­i­cada a cuitas elec­torales que a luchas sociales. Pero nunca está de más recor­dar que el palo está siem­pre ahí y que de la zana­ho­ria ya podemos olvi­darnos, porque en los últi­mos años hemos andado sobra­dos de prue­bas de hasta qué punto se siente fuerte e impune el sis­tema actual.


La última prueba es la lla­mada Ley Mor­daza, que ter­mina por crim­i­nalizar incluso a las más pací­fi­cas for­mas de resisten­cia, algu­nas tan pop­u­lares como las que se ejercen con­tra los desahu­cios. Una ley que solo sat­is­face a los votantes fachas de toda la vida que piden «más caña» frente a cualquier even­tual quiebra de la paz social. Una ley, tam­bién, en resumen, hecha a medida, de aque­l­los que no quieren ver per­tur­ba­dos sus intere­ses y sus nego­cios. Bien está que haya pobres y deses­per­a­dos, pero hace muy feo que se les vea y más aún que se que­jen o que actúen.
Los tiem­pos duros nunca se fueron, por mucho que la ilusión democrática nos haya hecho pen­sar lo con­trario en alguna ocasión, y la maquinaria repre­siva del Estado sigue dis­puesta a hacer tabla rasa con cualquier disiden­cia, mucho más con la que se apoya en actos sim­bóli­cos de sab­o­taje.
Pero, por si a alguien le queda alguna duda, no nos due­len pren­das en decir: nosotr@s tam­bién somos anarquistas.

dic 04

El Acratador 04/11/14

Hoy nos ha salido un pro­grama con un prin­ci­pio ded­i­cado a lo local, a la real­i­dad zaragozana más próx­ima, que com­ple­ta­mos con noti­cias y un final en que recomen­damos algún libro que no te deberías perder. Según nues­tra visión pura­mente per­sonal, claro.

nov 28

El Acratador 27/11/14

Con medio pro­grama de noti­cias diver­sas, nos da tiempo a con­tar algo sobre actua­ciones poli­ciales abu­si­vas, entre otras cosas, antes de pasar a la repeti­ción de nues­tra entre­vista con el sociól­ogo Cha­bier Gimeno, que nos habla de menores no acom­paña­dos.
No te lo puedes perder.
Un saludo a una nueva emisora que nos reemite: Radio Mutant desde Alacant.

nov 21

El Acratador 20/11/14

Hoy no hemos tenido el día muy fino, así que ped­i­mos dis­cul­pas antic­i­padas por even­tuales fal­los de con­trol téc­nico.
Aún así nos ha dado para mucho el pro­grama. Por lo pronto para cubrir la real­i­dad de un día de estu­di­antes mov­i­liza­dos en su huelga gen­eral de enseñan­zas medias y uni­ver­si­tarias.
Tam­bién una amplia sec­ción de reivin­di­ca­ciones ecológ­i­cas y un par de reflex­iones de fondo en el día en que ha muerto la Duquesa de Alba.

 

nov 13

El Acratador 13/11/14

Descon­fi­anza en la jus­ti­cia nos pro­ducen difer­entes pro­ce­sos empren­di­dos que deberían sus­tan­cia­rse en con­de­nas inter­na­cionales. Desde desta­ca­dos matar­ifes proce­dentes del Fran­quismo en el Estado Español al siem­pre impune Israel.
Tam­bién damos un espa­cio a las mov­i­liza­ciones y a lo local y entre­vis­ta­mos a  un tra­ba­jador de la empresa pública Sarga, bombero fore­stal, que nos habla de su lucha por unas condi­ciones lab­o­rales dig­nas.

nov 09

L’Acrataire especial d’estrela a estrela 8-Nov-14

Pro­grama de l’Acratador en aragonés, l’acrataire, den­tro d’o espe­cial d’estrela a estrela d’o 8 de noviem­bre de 2014.
En iste pro­grama char­ramos d’una d’as caras mas inco­modas d’a glob­al­ización como somos os menors inmi­grantes no acom­pa­nyaus.
Ta ixo con­ta­mos con a par­tic­i­pación de Cha­bier Gimeno, sociól­ogo y tre­bal­lador social de larga trayec­to­ria, que ha pub­li­cau o libro Bus­cav­i­das. a glob­al­ización d’as migra­ciones chu­ve­nils. Una entre­vista com­pletisma y car­gada de datos y ref­er­en­cias ta qui sía intre­sau en pro­fun­dizar mas.
Ta que no se faiga tant espeso acom­pa­nyamos o pro­grama con un poquet de mosica tradi­cional saami u lapona, una­tra luenga menazada y euro­pea.

 

nov 08

El rompecabezas de la CAI

Por Leo Var­gas, miem­bro del movimiento veci­nal zaragozano

Muchas pre­gun­tas quedan abier­tas estos días a la vista de la pre­sentación de las con­clu­siones sobre la gestión de la primero fusion­ada y luego absorbida Caja de Ahor­ros de la Inmac­u­lada. Una gestión que pre­cip­itó el hundimiento de la caja desde el año 2000. Todo ello parece ser que al calor del ladrillo y la inver­sión suicida.

Este 6 de noviem­bre, la comisión de inves­ti­gación de las Cortes Aragone­sas sobre la gestión de la CAI ter­minaba su labor y, a la vista de las con­clu­siones, no ha hecho sino poner por escrito lo que era evi­dente, aunque queda la sen­sación de que fal­tan piezas por enca­jar.
Que la segunda caja aragonesa, que goz­aba de plena sol­ven­cia, o eso nos con­ta­ban, y con­taba hasta con la ben­di­ción celes­tial (no olvidemos que fue fun­dada por un patronato católico) pase a ser rescatada en 10 años y acu­mule un ingente pat­ri­mo­nio inmo­bil­iario invendible es como poco chocante. A ojos de cualquier ciu­dadano debería resul­tar ver­gonzoso, porque detrás de una gestión cat­a­stró­fica se esconde la mis­e­ria para muchas per­sonas y el engaño generalizado.

De ahí mi per­ple­ji­dad., pro­ducida no solo por los resul­ta­dos de la comisión, más que esper­a­dos, sino por el rel­a­tivo silen­cio mediático en torno a un tema como este, que bien pudiera ser el escán­dalo económico más grande de Aragón en décadas.
Por supuesto las cul­pas hay que repar­tir­las. No hubo un solo actor sino muchos. Desde las más altas instan­cias (pres­i­dentes y ejec­u­tivos) hasta trabajadores/as que vendían humo a sabi­en­das de lo que esta­ban haciendo. Sí, humo y basura, aunque la pal­abra suene fea.
Porque pura bazofia eran los crédi­tos con­ce­di­dos a miles de per­sonas que se vieron asfix­i­adas por la deuda o, aún peor, perdieron sus casas, muchas de las cuales ter­mi­naron en desahu­cio. Se con­cedieron crédi­tos de riesgo hasta por encima del valor de com­pra a famil­ias que han ter­mi­nado endeu­dadas de por vida con unos cri­te­rios más pare­ci­dos a la usura que a otra cosa, ges­tion­a­dos a través de una suerte de caja en para­lelo, la lla­mada CAI inmuebles.

Mov­i­lización anti-desahucios en la sede cen­tral de CAI. Fuente: arainfo

Apes­tan tam­bién las rela­ciones enve­ne­nadas con toda suerte de aven­tureros de la espec­u­lación y el ladrillo, que lle­varon a opera­ciones tan deli­rantes como urban­iza­ciones con cam­pos de golf con cien­tos de vivien­das, como las Mar­gas Golf, en Sabiñánigo donde se han ter­mi­nado tirando pre­cios con tal de quitarse la ladrillada de encima. Todo ello de la mano de la familia Noza­leda y su empresa Nozar, que empezó como una de las empre­sas estrella de la Expo 2008 y ter­minó como estrellada.

Aunque no fueron las úni­cas pro­mo­ciones que se estrel­laron. Aquí y allá uno se encuen­tra con vivien­das nuevas y vacías de con­struc­toras desa­pare­ci­das que fueron aval­adas por la CAI. En el mismo Zaragoza sobre todo, pero tam­bién en su entorno (Cuarte, Zuera…), en Calatayud, Zuera, Huesca o el Pirineo.

Y la cortina de humo se ha descor­rido ahora que se sabe que se prestaron nada menos que 3000 mil­lones de euros en opera­ciones inmo­bil­iarias. Una ter­cera parte de todo el vol­u­men cred­iti­cio de la enti­dad fue a este tipo de pro­mo­tores y no está claro cuanto de ese dinero se ha recu­per­ado y cuanto se va a poder recu­perar.
De camino aparecieron opera­ciones tan tur­bias como el lío del Bal­n­eario de Pan­ti­cosa y el Pan­ti­cosa Resort. Despi­dos, obras paradas durante años, quiebra téc­nica y todo ello tras una destroza impor­tante en el entorno pire­naico. Si miramos hacia los socios en esta aven­tura, entre ellos Nova Caixa Gali­cia y Bankia, poco más hay que añadir.

Ima­gen del Pan­ti­cosa Resort, uno de los nego­cios estrel­la­dos de la CAI

Claro, ahora viene la comisión de inves­ti­gación y nos dice que Caja Inmac­u­lada tuvo mala praxis, inefi­caz análi­sis de ries­gos, que no había con­troles ni audi­torías ade­cuadas y que la direc­ción tuvo un com­por­tamiento cod­i­cioso que pre­cip­itó lo que muchos veían como inevitable. real­mente se limita a poner en unas 240 pági­nas lo que muchos, igual demasi­a­dos, sabían. Por ello resulta extraño que protesten por las fil­tra­ciones a la prensa. Fil­tra­ciones de secre­tos a voces.

El asunto CAI, respecto al tema de las cajas de ahorro, tam­poco es nada nuevo en el Estado Español, solo habría que cam­biar el nom­bre: direc­tivos puestos más por sus amis­tades que por sus conocimien­tos económi­cos, caren­cia de órganos de con­trol reales, acu­mu­lación de poder en los cuadros direc­tivos y, como guinda, jubi­lación y despi­dos de oro para los respon­s­ables del desas­tre, de los que se lleva la palma Tomás Gar­cía Montes, que se embolsó en su paso por la enti­dad 4.200.000 euros.

Todo ello por supuesto con la impre­scindible inep­ti­tud del Banco de España, que avisó de los prob­le­mas cuando ya no tenían solu­ción viable. Total 7 añi­tos de nada, aunque el riesgo cred­iti­cio mul­ti­plic­aba por tres lo que se con­sid­era idóneo.

El Con­sejo de Admin­is­tración de la CAI en 2010, en plena cuesta abajo

Pero algu­nas cosas sí que lla­man la aten­ción en el pro­ceso. En primer lugar que la CAI no era un exper­i­mento reciente pre­cisa­mente, sino una enti­dad que llev­aba fun­cio­nando desde 1905. Nido de oli­gar­cas, como todas, pero que era percibida como estable por miles de aragone­sas que tuvieron durante años sus ahor­ros en la cuerda floja sin saberlo.

Pero, sobre todo, sor­prende el rel­a­tivo silen­cio mediático en torno a todo este lodazal económico. Igual tiene algo que ver con que el que se ha quedado el nada des­deñable pas­tel de ser la única caja aragonesa es el ver­dadero capo de esta tierra, sobre el que opera una tácita ley de silen­cio: Ibercaja.

Claro, la caja de cajas aragonesa es propi­etaria de una ter­cera parte de Her­aldo de Aragón, gasta mil­lones en pub­li­ci­dad en todos los medios y esos medios igual pre­fieren no mover mucho el cadáver, no vaya a ser que apeste.

Tam­poco hay que olvi­dar que por los con­se­jos de admin­is­tración de la caja pasaron muchas per­sonas, algu­nas bas­tante nota­bles y parte del empre­sari­ado zaragozano que ha optado por el calla­dito estoy más guapo, visto que callaron cuando la caja emprendió una huida hacia ade­lante que segu­ra­mente no ignoraban.

El des­tino de la Caja ha quedado reducido a una Fun­dación con un 4,85% de par­tic­i­pación, patrocin­ios deportivos y un informe remi­tido a fis­calía, que ya ver­e­mos en que se sus­tan­cia. Años después de la quiebra encu­bierta de momento en impunidad.

A la ciu­dadanía nos quedarán las pre­gun­tas y nos seguirán fal­tando muchas piezas del puz­zle, pero da la sen­sación de que tam­bién fal­tará quien las encaje en su sitio. Como ya he dicho, el hundimiento de la CAI no fue cosa ni de cua­tro per­sonas, ni de cua­tro días y lo que parece claro es que hubo muchos espec­ta­dores del pro­ceso que eludieron resolver el rompecabezas.

nov 07

El Acratador 6-Nov-14

¿Y qué pasó con la CAI?
Una pequeña edi­to­r­ial sobre la curiosa quiebra de la que fue segunda caja aragonesa por vol­u­men de activos.
Luego nos damos un paseo por el mundo y nos deten­emos en mov­i­liza­ciones de todo tipo, amén de pro­mo­cionar las luchas en curso en nues­tra ciudad.

oct 31

El Acratador 30/10/14

Lec­tura y anar­quismo, dos cosas que se lle­van muy bien.
Es por ello que la primera parte del pro­grama la dedicamos a pre­sen­tar el III Encuen­tro del libro anar­quista de Zaragoza, que no os podéis perder.
Tras ello ten­emos hoy amplio bloque ecológico, sin des­cuidar muchos otros temas.
Página 1 de 1412345...10...Última »